Utiliza un gran número de grupos musculares en un mismo movimiento en contraprestación al “running” o a la marcha convencional que utiliza solo el tren inferior: abdominales, brazos, pectorales, espalda y cuello .

• Mejora la capacidad cardiovascular y la oxigenación.

• Aumento del consumo de energía hasta un 46% y un 20% de media en relación a la marcha clásica (Cooper Institute , Research Quarterly for Exercise and Sports 2002 publication)

• El consumo de calorías aumenta substancialmente con una media del 20% pudiendo llegar a un 40% en referencia a la marcha normal, situándose por encima de las 410 calorías/hora

• Disminuye la presión sobre las articulaciones, reduciéndose sustancialmente la presión sobre tobillos, rodillas y cadera (disminuye la sensación de fatiga entorno a un 15 o 20%).

• Ayuda a caminar erguido.

• Trabaja los movimientos de coordinación.

• Mejora la movilidad del cuello y la parte superior de la columna, a la vez que fortalece la espalda y los brazos.

• Contribuye a la prevención de la osteoporosis, puesto que las vibraciones que produce el bastón al apoyarse sobre el suelo genera una vibración óptima para el fortalecimiento de los huesos sin dañar las articulaciones