ALFA 247  
 La TECNICA del NORDIC WALKING


El Objetivo de los esquiadores de fondo de élite en los años 30 del siglo pasado, era utilizar sus bastones de esquí como forma de entrenamiento. Lo denominaron “Marcha de esquí”. Era una forma de entrenar el tren superior manteniendo el movimiento típico de la competición de invierno.

En Finlandia, cuando la empresa Exel, presenta el Nordic Walking por primera vez en el año 1.997, lo hace como un concepto de movimiento para todo el cuerpo y para todo el mundo.

Hasta este momento no podemos hablar todavía de una técnica.¿ Cuando se convierte un concepto de movimiento en una técnica ..?. Para responder a esta pregunta, en primer lugar debemos preguntarnos por el objetivo que queremos conseguir, puesto que podemos aplicar la técnica a un amplio abanico de campos que van desde la mejora de la salud a la optimización del rendimiento en deportistas de élite. Por lo tanto, no se trata de establecer valores de “corrección” o “incorrección”, sino de examinar qué técnica es la más adecuada en cada circunstancia…

Dicho lo anterior, a continuación pasamos a presentar la Técnica ALFA, que nace a partir de 2.002, en los círculos de formación y enseñanza con el único fin de fijar determinadas  características del movimiento que inciden favorablemente sobre la Salud. Hasta ahora sigue siendo la única técnica avalada por estudios científicos a través de un análisis de movimiento amplio y un debate continuo. Se distingue del resto de concepciones del N.W. , en que ninguno de ellos necesita establecer técnica alguna, dado que sus fines no se dirigen tan específicamente al fomento de la Salud, sino que son más generales y se centran en la simple actividad física o incluso en la competición

 

 

La Técnica Nordic Walking ALFA

La técnica Nordic Walking ALFA, ha dejado de ser un concepto de movimiento para convertirse en el resumen de todas las características básicas que ha de reunir el uso efectivo, atractivo y beneficioso de bastones. Nos encontramos por tanto ante un movimiento de una cierta complejidad técnica, como por ejemplo el golf, por lo que los instructores necesitan recibir  formación continua y actualizada para lograr una competencia que les permita transmitir la técnica a través de una metodología atractiva, divertida y sobre todo eficiente… A continuación vamos a explicar las 4 características de ALFA.

 

 

EL A DE ANDAR DERECHO

La primera característica es la posición erguida. Se trata de caminar en la posición natural del cuerpo. La posición erguida permite la deambulación natural. Sólo así es posible anatómicamente la rotación de los hombros contra el eje de la cadera y se pueden activar diferentes áreas funcionales del aparato locomotor. El movimiento comienza, sin embargo, más abajo, en el pie, pasa por la rodilla, una posición correcta de la cadera a través de las lumbares, dorsales y llega hasta las cervicales. Para esto sirven los siete pasos del estiramiento muscular. El objetivo es una técnica de Nordic Walking atractiva, erguida, funcional y buena para la salud de la espalda.

 

LA L DE LARGOS LOS BRAZOS

Es el andar con brazos largos, sin flexionarlos en el codo, lo que posibilita la amplitud de los movimientos de impulso y recobro en el Nordic Walking, favoreciendo también enormemente la rotación funcional del eje de los hombros contra el eje de la cadera. No se trata de llevar el brazo completamente estirado, sino de una estabilización muscular del codo… Naturalmente, esta característica básica que llamamos “brazo largo”, se aplica al movimiento tanto en la fase en la que el brazo se encuentra delante del cuerpo como cuando se desplaza hacía atrás. Al tener que estabilizar el codo, el Nordic Walker, al contrario que el caminante sin bastones, necesita algo más de control de sus movimientos. En la técnica ALFA hablamos del “ brazo largo “ y no del “brazo estirado “, porque es fisiológicamente imposible estirar el brazo durante la fase de impulso hacía atrás. Además, el “ brazo largo “  hace que las extremidades superiores no sufran sobrecarga.

 

LA F DE FORMAR UN (TRI)ÁNGULO

Con la ”F” aludimos a la característica principal de la utilización de los bastones en el Nordic Walking: “formar un triángulo”. Sin clavar el bastón de esta forma, el Nordic Walking no es posible en absoluto. Este criterio diferencia el Nordic Walking también claramente del esquí de fondo, el trekking con bastones y de la caminata normal con bastones. Es la característica más fácil de reconocer. Sólo un bastón clavado en diagonal al suelo con un ángulo de 55º a 65º hace posible que la fase de impulso y recobro se desarrolle sin impedimentos y ofrece la combinación perfecta entre el bastón utilizado como soporte y a la vez como aparato de entrenamiento. Para lo aducido resulta de vital importancia calcular adecuadamente la longitud del bastón, que ha de ser de aproximadamente unos 2/3 de la estatura del usuario. Lo decisivo para clavar el bastón con la inclinación correcta es una adecuación rítmico-temporal perfecta (timing) entre el agarre en la fase de recobro y la apertura de la mano al comienzo de la fase de impulso. El bastón clavado en diagonal facilita la movilización de la zona de los hombros, soltando tensiones y evitando nuevas sobrecargas.

 

 

EL A DE ADECUAR EL PASO

L

a última A de ALFA, “adecuar el paso”, es un tema muy complejo. Básicamente, las longitudes del paso se modifican en el Nordic Walking a causa de las diferentes configuraciones del suelo o limitaciones físicas del caminante. En un caso ideal, la adecuación del paso es resultado del trabajo activo de la pierna y el brazo, pero ambas cosas dependen o se ven influidas por la posición erguida del cuerpo, el brazo largo y la posición inclinada del bastón. También la rotación de los hombros contra el eje de la cadera dicta el alcance de la amplitud de los movimientos, o sea que también es responsable de la adecuación del paso de talón a talón o de punta a punta medida en terreno llano y con utilización de todos los movimientos específicos del Nordic Walking en terreno llano y suelo firme. La longitud adecuada del paso es por lo tanto mucho más que dar pasos largos o cortos.

 

“Así pues, el nombre (ALFA) permite al alumno y al instructor recordar en todo momento las cuatro características fundamentales que producen los beneficios deseados y que diferencian el NW del resto de técnicas de caminar con bastones. La técnica NW ALFA247, nació en octubre de 2.004 durante un encuentro de Formadores de la International Nordic Fitness Organization (INFO) en Kaidersberg (Suiza), y su esqueleto teórico-científico ha continuado desarrollándose fundamentalmente en Alemania desde entonces. Se trata de una técnica nacida de la experiencia acumulada en multitud de cursos y formaciones y con el respaldo científico, entre otros, de la Universidad Johannes Gutemberg de Mainz (Alemania), que ha auditado este método desde el punto de vista metodológico y biomecánico (Perry, 2003; Burger, 2005, 2007; Martens, 2006). Cada una de las tres cifras del número que la acompaña (247) se refiere a un aspecto específico de la metodología para la enseñanza-aprendizaje de dicha técnica. En primer lugar, las 2direcciones del movimiento  (empuje-atrás y recobro-adelante); en segundo lugar las 4fases o momentos del movimiento (1º Tocar; 2º Cargar; 3º Controlar; 4º Impulsar); y por último, los 7pasos o estadios de la secuencia de aprendizaje técnico” (Martinez Lemos Rodolfo Ivan 2010)